Vista normal Vista MARC Vista ISBD

El templo etrusco / Juan Rodolfo Wilcock ; tr. Ernesto Montequin

Por: Wilcock, Juan Rodolfo, 1919-1978.
Colaborador(es): Montequin, Ernesto [tr.].
Tipo de material: TextoTextoSeries Biblioteca Wilcock.Editor: Buenos Aires : Editorial Sudamericana, 2004Edición: 1a. ed.Descripción: 224 p. ; 23 cm.ISBN: 9500721953.Tema(s): | LITERATURA ARGENTINAGénero/Forma: NOVELA Resumen: El consejo municipal de una ciudad de provincia decide construir un tempo etrusco en la Plaza de los caracoles. El calor arrecia. Los concejales anhelan la frescura del mar y de las montañas. Ante la imposibilidad de encontrar mano de obra etruscos e tres inocentes famélicos negros que conoció en el bosque. Entonces Atanassim es nombrado capataz de la obra , y con su mirada miope e indulgente vislumbra una gloria inmortal que perpetuara su nombre. Pero lo que empezó como una excavación inocua pronto se transforma en un carácter amenazador, gracias a la colaboración de los desaforados negros-estruscos. Sin embargo, ningún infortunio parece detener a At rassim: menos perseverantes que resignado, ha resuelto que el destino y la grandeza del hombre es construir, en tanto que la naturaleza tiende a destruir. Así, los derrumbes, las explosiones, las matanzas, las inundaciones se suceden con una comicidad frenética, y la edificación del templo va convirtiéndose en una lenta catástrofe que concluye con un descenso a los infiernos -o mas prosaicamente al centro de la Tierra-, mientras los bárbaros arrasan la ciudad. El templo etrusco no solo es una sátira feroz que vuelve a recordarnos que lo ridículo y lo sublime son la materia de que esta hecha la vida de los hombres, sino también que intento devolver el relato a su forma mas simple, y por ende mas difícil. La narración vivaz y coherente de hechos significativos. Para ello, wilcock despliega una vez mas su destreza narrativa con una prosa de elegante terrorismo verbal, cuya gran precisión descriptiva no nos ahorra detalles sádicos, y aun atroces, pero tampoco atisbos de una belleza indómita. Para decirlo con palabras de su autor, esta novela es, en el fondo, "una involuntaria alegoría de la dificultad, o mejor dicho de la imposibilidad de crear, hoy, mientras todo se derrumba a nuestro alrededor y nadie se molesta por salvar precisamente loúnico que puede ser salvado".
Tipo de ítem Ubicación actual Signatura Copia número Estado Fecha de vencimiento Código de barras
Colección General Colección General Biblioteca Central UNCo.
Circulación
A863.4 W667 (Navegar estantería) ej.1 Disponible 85848

El consejo municipal de una ciudad de provincia decide construir un tempo etrusco en la Plaza de los caracoles. El calor arrecia. Los concejales anhelan la frescura del mar y de las montañas. Ante la imposibilidad de encontrar mano de obra etruscos e tres inocentes famélicos negros que conoció en el bosque. Entonces Atanassim es nombrado capataz de la obra , y con su mirada miope e indulgente vislumbra una gloria inmortal que perpetuara su nombre. Pero lo que empezó como una excavación inocua pronto se transforma en un carácter amenazador, gracias a la colaboración de los desaforados negros-estruscos. Sin embargo, ningún infortunio parece detener a At rassim: menos perseverantes que resignado, ha resuelto que el destino y la grandeza del hombre es construir, en tanto que la naturaleza tiende a destruir. Así, los derrumbes, las explosiones, las matanzas, las inundaciones se suceden con una comicidad frenética, y la edificación del templo va convirtiéndose en una lenta catástrofe que concluye con un descenso a los infiernos -o mas prosaicamente al centro de la Tierra-, mientras los bárbaros arrasan la ciudad. El templo etrusco no solo es una sátira feroz que vuelve a recordarnos que lo ridículo y lo sublime son la materia de que esta hecha la vida de los hombres, sino también que intento devolver el relato a su forma mas simple, y por ende mas difícil. La narración vivaz y coherente de hechos significativos. Para ello, wilcock despliega una vez mas su destreza narrativa con una prosa de elegante terrorismo verbal, cuya gran precisión descriptiva no nos ahorra detalles sádicos, y aun atroces, pero tampoco atisbos de una belleza indómita. Para decirlo con palabras de su autor, esta novela es, en el fondo, "una involuntaria alegoría de la dificultad, o mejor dicho de la imposibilidad de crear, hoy, mientras todo se derrumba a nuestro alrededor y nadie se molesta por salvar precisamente loúnico que puede ser salvado".

Haga clic en una imagen para verla en el visor de imágenes

logo universidad del comahue

Servicios Informáticos de la Biblioteca Central "Francisco P. Moreno"
Universidad Nacional del Comahue

Santa Fe y Leloir (8300) Neuquén Cap.- Tel 54(0299)4490398
Contacto Institucional: administracion@biblioteca.uncoma.edu.ar - Desarrollo Web: web@biblioteca.uncoma.edu.ar

Como llegar